La cocina Guatemalteca es tan variada como sus paisajes, y sus platillos siempre van acompañados de las tortillas de maíz. En general, la cocina guatemalteca combina carnes y vegetales cocidos en salsas.

El Pepián es un platillo de cerdo, pollo y res en salsa obscura con papas y otras verduras. La Hilacha es un estofado de res en salsa roja con verduras. Los tamales hechos con maíz tierno, los plátanos fritos y los quesos, son deliciosos. Desde luego, en la región costera del Caribe, el pescado fresco y los mariscos son muy populares.

Un platillo de mucha demanda es el Tapado, sopa de mariscos cocinada en leche de coco con plátanos y camotes.

La cocina de la costa del Pacífico también ofrece pescados y mariscos pero se prepara en forma ligeramente diferente incluyendo más fruta tropical en las comidas. En celebraciones religiosas se cocinan platillos muy especiales como el Fiambre que se prepara sólo una vez al año, el 1o. de Noviembre, Día de los Santos.

Consiste en una mezcla de verduras y carnes procesadas frías, en vinagreta y muchas especias. Como postre se prepara calabaza en dulce. Otros postres que se preparan en festividades religiosas, son los Buñuelos en miel y las Hojuelas, también servidas con miel, en las celebraciones que se llevan a cabo en diferentes poblados del país.