San Miguel Petapa (Parte 2)

El poblado es uno de los más antiguos, de origen prehispánico y ascendencia cakchiquel en la rama de los Petapas, donde se hablaba además pocomam y pocomchí.

Tenían gran vocación por la agricultura, industria y las artes, en especial la escultura y música.

San Pedro Ayampuc: La distancia entre la ciudad capital y este municipio es de 21 kilómetros.

Tiene dos vías de acceso, la carretera antigua entrando por Chinautla y la nueva carretera entrando en la zona 18 por la colonia Atlántida.

Su economía se basa en la agricultura, siendo famoso el frijol de Ayampuc, tanto el negro y blanco como el colorado.

Algunos de sus habitantes se dedican a la ganadería bovina y porcina con producción de carne y leche.

Otros tienen granjas avícolas, industrias de calzado o fábricas de artesanías que elaboran cerámica, canastos, petates y muebles de madera.

Vale la pena mencionar la aldea San José Nacahuil por su pintoresca laguna y los bellos güipiles de las mujeres, bordados por ellas.
Aunque es un pueblo de origen prehispánico ya era reconocido como municipio de Guatemala en 1890.

En la comunidad se conservan costumbres prehispánicas de origen cakchiquel como ceremonias, ritos y rogativas practicadas con solemnidad.

Son de importancia la bendición de semillas, peregrinación a los cuatros cerros, el rito del Día de San Juan, el homenaje a los muertos, el

Día de los Santos y su fiesta titular.

Además del idioma español, en este municipio se habla Cakchiquel.

San Pedro Sacatepéquez: Tiene una altura de 2,102 metros sobre el nivel del mar y su población aun cuenta con un alto porcentaje indígena.

Es un pueblo de origen prehispánico.

Actualmente está dividido en cuatro zonas, con 8 avenidas y 9 calles.

Tiene una topografía irregular que en su parte alta da refugio a la plaza central, el templo católico, el Calvario, la municipalidad, el mercado y varios centros de enseñanza.